Voces y colores del gigante de agua dulce

Río Paraná

Hubo una vez el frío.

El río es biodiversidad, cultura y una reserva de agua dulce para nuestras generaciones futuras. En nuestro río pueden convivir en armonía los animales, la flora nativa, la historia de mil años atrás, con quien lo vive y lo disfruta. Tenemos que disfrutarlo sanamente. Tenemos que ser muchos más. Somos pocos todavía. Los dueños de las escopetas, de los medios comerciales de comunicación, de los efluentes y de las vacas nos ganan en cantidad y fuerza, pero no podemos rendirnos si queremos ver esto vivo, sano, libre… Sueño con un islero de casa digna, trabajo asalariado, con un centro de salud en su paraje, viviendo en comunidades y no sólo y aislado como lo está hoy en día; quiero ver a sus hijos en la escuela y con las competencias para terminar una universidad; quiero ver al carpincho silbando cerquita de mi carpa sin temor de oír el terrible alarido de la escopeta que rompe el silencio de la noche; no quiero seguir viendo nutrias y lobitos mutilados por haber escapado de una trampa; quiero ver la aleta del surubí a flor de agua cuando busca su comida cerca de la superficie; quiero comer pescado porque sé que me hace bien; quiero sacar agua de la costa para calentar una pava de mate, sin temor a ingerir agrotóxicos, excreciones humanas o efluentes de una fábrica. Quiero ver a mi río sano y a su gente con dignidad y alegría.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y nos fuimos… ni tan lejos ni tan cerca. Al arroyo Salto. Éste es un martincito pescador mediano macho que se peinó las plumas para la foto.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

El biguá (en Santiago del Estero el Ochogo y Cormorán en el Discovery).

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Prepara su vuelo…

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

…y se marcha.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Martín buscando su alimento en las aguas poco profundas.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Se marcha la tarde… Se va el sol…

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Allá se ve el puerto de la contaminante empresa Molinos, en el límite sur de la Capital Provincial del Cáncer.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

La noche llega y hay que seguir remando.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Después de un par de horas cruzando el Paso los Meones, paramos a morfar en una playa frente al Campo de la Gloria.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Delicioso… Mhhh… Empanadas y vino. Una cena bien criolla.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

La imagen de un Jesús de palo nos miraba desde el lado de la luna creciente.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

¿No es una belleza de la escultura?

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

La mañana y sus matices. Frío y amanecer.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Allá quedó nuestra casita nómade.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Una ranchadita para sombrear.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y otro día… y otra vez sobre el bote.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Allá quedó San Lorenzo.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Una garcita blanca nos dio la bienvenida al arroyo Salto, y ahí dentramos.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Renata Trotsky Timai observa costas.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Armamos campamento en un albardón limpio y, tras un breve descanso de mateada, partimos en busca de vida lagunera.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Renata ubicó una laguna cerca del campamento, y fuimos.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Maravillosos irupés que empiezan a marchitar sus aros.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Un mar de las victorias.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Una maravilla que quedó aislada.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Trabajando…

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Los mosquitos nos hicieron abandonar la laguna, pero prometimos regresar al amanecer, cuando el rocío frío los mantiene quietos.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Por lo pronto aprovechamos de lo lindo del día para recorrer el arroyo.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Lo que queda cada vez que un furtivo pasa por la isla.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Dejemos la muerte y volvamos a la vida.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Pero tenemos que volver al campamento. Hay hambre.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Llegaron amigos kayakeros, Renata. ¡¡¡Qué bueno!!! Leonardo Ferreyra, el bioquímico, la bombonera Flori y Vale, la maestra especial.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y llegaron también lancheros. Son Omar Ubaldini, y Analía y Ciro, los psicólocos.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y se arma el fogón, como cada noche. Hasta los mosquitos quieren salir en la foto.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Ñoquis en la isla. Qué bueno.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Preparando la salsita.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Flori amasando harina.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Así son las noches en la isla.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y siempre amanece. Siempre sale el sol. Qué lindo es poder coleccionar amaneceres en el recuerdo. Miren éste. Niebla, rocío, vida…

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Timbotal al fondo, después la nuebla, el pajonal donde se ve el albardón, palustres en la orilla, irupés en la laguna, camalotal acá cerquita… Así de bello es lo que tenemos que salvar para que no quede así:

santiagodelrio-quema-pastizales-15

Estas imágenes desoladoras son del 20 de septiembre de 2008, a escasos 10 kilómetros de este paraíso. El paisaje es el mismo. Se ven las arboledas al fondo, y los lugares oscuros son lagunas que fueron cerradas hace varios años, cuando un vecino de Rosario mandó a cerrar la vieja Boca de la Zorra, donde estaba el paraje conocido por kayakeros como el Bosquecito.

Pero volvamos a lo que debemos conocer para salvar.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Los brasileros.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Es hermoso.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Así de maravillosa es la naturaleza.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Las Damas de Noche son increíbles. Se abren de noche y se cierran a media mañana, cuando les da el sol. Me hicieron inspirar una canción, que se las escribo ahora. La imaginé como un rasguido doble y me suena bastante pegadiza. Si alguno se anima a ponerle música, pegue el chiflido.

Del mayo costero

 
En mayo, el río que pasa,
rojizo de yunga en bajante otoñal,
en bruma despide chicharras,
crespines, zorzales dejan de cantar.

En mayo regresan bandadas
de patos maiceros, macás y biguás;
el barro costero se enfría
y las mariposas sobre él bailarán.
 ------------------------
ESTRIBILLO
Te canto mayo, el otoño del río,
el señor pintor con brocha de frío;
de las flores blancas en las trepadoras;
curupíes calvos y flor de alisal.
El laurel que pasa de siesta a su sombra
al noble reparo en la helada otoñal.
 ----------------------------
Los cisnes sacuden el aire
sobre lagunales donde el irupé,
ya va marchitando sus flores
y explica al gallito que habrán de volver.

En mayo remontan arroyos
los peces que buscan el cauce mayor;
cachorros, dorados y bogas
tras del sabalaje en su fiel procesión.
-------------------
ESTRIBILLO
-------------------------

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Pero el tiempo subjetivo cuando uno es feliz hace que las agujas giren más rápido, y todo llega a su final. Los finales en el río son lentos.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

La foto de la banda.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Y la vuelta a casa.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Siempre viva, la pestilente de Capitán Bermúdez: Celulosa Argentina.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

La comunidad costera del Espinillo.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Made in Argentina. Puentes for export.

Y este viajecito se ha acabado. Espero que lo hayan disfrutado.

-

-

-

Un homenaje.

campamento-en-el-salto-santiagodelrio-1

Chuza, siempre te tendremos en nuestro recuerdo. Un olvido la mantuvo mucho tiempo en la humedad… y se ha desintegrado. Ya no estás entre nosotros, Chuza… Trito te va a extrañar mucho.

Y un recuerdo:

El viaje de Chuza y Trito.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores