Voces y colores del gigante de agua dulce

Entradas etiquetadas como “musica

La mujer que llora vertientes

Nuestro primer cortometraje. Muy casero, pero lo hicimos con los escasos pero más que dignos y suficientes recursos que tenemos. Fue filmado en abril de 2009, en las Sierras de Córdoba, entre San Clemente y las Quebradas del Durazno y del Condorito.

Lo hicimos Renata Trotsky Timai —periodista y cazadora de hombres topo—, Leonardo David Ferreyra —bioquímico y músico— y Santiago del Río —administrador del blog—.

Ver las fotos del viaje

Cada uno de nosotros tiene su trabajo y estamos conformes con nuestros sueldos, pero les quiero contar que el DVD en mejor calidad, para quien lo quiera, tiene un valor de 10 pesos. La idea no es lucrar con este trabajo, casero y precario, pero sí ir juntando el dinero para armar los próximos materiales audiovisuales, enmarcados en el «Proyecto Vertientes», donde intentaremos filmar documentales para escuelas sobre cada una de las vertientes de la cuenca del Plata —Mato Grosso, Gran Pantanal, Iberá, Yungas, Quebrada de Humahuaca, Selva Altlántica, Chaco, Río Uruguay, etc—. Con el dinero que podamos obtener de la venta del corto «La mujer que llora vertientes» y del libro «del Fogón», pensamos ahorrar para poder comprar el Diccionario de Cine, realizar cursos de edición con Adobe Premiere, comprar algunos manuales de video y grabar el audio del próximo cortometraje —será filmado en julio de 2009— en el estudio de grabación del charanguista rosarino Mauro Pozo.

Si alguien está interesado en comprar el DVD del corto, les pido que nos avisen a la dirección de correo santiagodelrio@argentina.com o al teléfono 0341 – 156 055661 (de 9 a 12 y de 18 a 21 hs).

Gracias por la paciencia.


La nueva página de nuestro cantor santafesino

La página de León Gieco.

leon-gieco1

EL VIVO DE LEÓN

http://elvivodeleon.com.ar/


Desterrados del modelo de expansión sojera

Video filmado por Renata Trotsky Timai.

Leo Gómez, el director del grupo de Hip Hop Impulso Callejero, le dijo a la maestra de música de su escuela: quiero dejar de comer basura de la calle. Eso espero. Mejor es morir que seguir así.

Me bolseo porque se me va el hambre, me dijo a mí, haciendo referencia a la aspiración de pegamentos.

Hoy encontraron un entretenimiento sano. Ya sé que les va a parecer aburrido y desprolijo ese video, pero imaginate a tu hermanito o a tu hijito revolviendo un tacho grande de basura, revisando entre los papeles higiénicos, entre las toallitas femeninas, entre los huesos de pollo y la grasa de pescado pegada a las servilletas de papel, buscando un pedacito de pan, una remera sucia que les pueda entrar, un cartoncito que pueda sumar a su carga para vender por kilo en la compra y venta. Eso es lo que viven cada día estos rosarinos desterrados por la Sociedad Rural, por la Federación Agraria, por los latifundista que compran campos para desmontar, por las exportadoras de grano que incentivan a los productores a apostar a un yuyo venenoso como la soja, a la empresa Monsanto que impulsa a crear el semillero del mundo en Argentina y se jacta de hacer filantropía para los pobres a través de las ONGs que aceptan ese dinero sucio.

¿Vieron que no hace falta ver la Liga o un show televisivo para ver sobre el destierro? En la esquina del Shopping del arroyo Ludueña, cada noche, hay dos de los chiquitos que vieron en este video haciendo estas mismas habilidades con sus cuerpitos, a cambio de las monedas que les dan los automovilistas.

Un mundo igual al nuestro… al de los criollos.

Las mismas inquietudes y necesidades que las nuestras. ¿Se bancan ver esto?

.

.

.

Filmado por Santiago del Río

.

.

Y una canción maravillosa del grupo Arbolito que ya he publicado en otra ocasión.


11 de octubre. Último día de libertad indígena.

 

Los nadies, de Eduardo Galeano.

El inicio de la masacre. Escuchen el lamentable testimonio de los vencedores. 

Hoy la conquista sigue, pero ha mutado su rostro.


Música para cambiar al mundo (10) y fotos de agosto

SON ALGUNAS DE LAS FOTOS DEL MES DE AGOSTO, CON LA MÚSICA MARAVILLOSA DEL CHANGO SPASIUK EN UN CHAMAMÉ LLAMADO «MI SUR». ESPERO QUE LO DISFRUTEN.


Música para cambiar al mundo (parte novena)

ESTA SEMANA LE DEDICAMOS ESTE ESPACIO A UN GRUPO DE CHICOS DEL MUNICIPIO DE AVELLANEDA, EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES, AL SUR DE NUESTRO LITORAL CHAMAMECERO.

LA PRIMERA ES UNA CHACARERA QUE SE LLAMA «LA RECUPERADA», Y HABLA DE LOS OBREROS QUE SE ANIMAN A RECUPERAR SUS FUENTES DE TRABAJO Y A FORMAR LAS DENOMINADAS COOPERATIVAS. DURANTE LOS 90, EN MI PAÍS, LOS GOBIERNOS PRESIDENCIALES DE MENEM (1989-1999) Y DE LA RÚA (1999-2001) SE DEDICARON A DESTRUIR LAS INDUSTRIAS LOCALES, PERO AUN ASÍ ALGUNAS SOBREVIVIERON GRACIAS A LOS VALIENTES EMPLEADOS QUE SE JUNTARON Y LE PUSIERON EL PECHO A LA DESGRACIA.

ESCUCHEN ESTA BELLA OBRA DE ARTE.

 

 

UN GUAYNO LLAMADO «LA COSTUMBRE»… ÉSTE SÍ QUE ES PARA MIRARLO HASTA EL FINAL. NO SE LO PIERDAN.

 

 

Y UN GUAYNO SOBRE LA POBREZA, ESE MAL QUE ES DE OTROS. CHUPATE UN MATECITO QUE EL HAMBRE SE VA POR UN RATITO. EL OTRO DÍA, CUANDO IBA A LA ESCUELA, VI A DOS HOMBRES DEL BARRIO TOBA COMIENDO LA COMIDA QUE UNA SEÑORA LES HABÍA DEJADO EN UN TARRITO A LOS PERROS QUE COMEN EN SU VEREDA. ESO ES ARGENTINA —EL PAÍS QUE QUIERE SER GRANERO DEL MUNDO—, ESO ES SANTA FE —LA PROVINCIA INVENCIBLE DE UN GOBERNADOR QUE DEFIENDE A LOS ASESINOS, DESTERRADORES, DESERTIFICADORES, TERRATENIENTES, SOJEROS Y GOLPISTAS DE LA FEDERACIÓN AGRARIA Y DE LA SOCIEDAD RURAL—, ESO ES ROSARIO —LA CUNA DE ERNESTO CHE GUEVARA. CIUDAD DE CONTRASTES: DE SHOPPINGS Y DE FERIAS, DE EDIFICIOS LUJOSOS Y TAPERAS, DE CONTRIS PRIVADOS SEPARADOS POR UN ALAMBRADO DE LAS VILLAS, DE PERSONAS GASTANDO 30 PESOS POR UN PLATO DE PASTAS, Y DE HOMBRES QUE COMPITEN CON Y COMO PERROS POR SU ALIMENTO.  

 

 

ÉSTE ES UN RIGUI QUE, SUPONGO, SE REFIERE AL SEÑOR DURITO QUE LLEVA EL SUB MARCOS EN SU CUERPO. DICE: «LA REVOLUCIÓN SE HACE CON UNA SONRISA… EMPECEMOS POR AHÍ».

 

 

EL GRUPO ARBOLITO LLEVA SU NOMBRE EN HOMENAJE AL INDÍGENA RANQUEL QUE LE CORTARA LA CABEZA AL MISERABLE PRUSIANO FIEDRICH RAUCH, UN ASESINO ENVIADO POR EL MALDITO MISERABLE DE RIVADAVIA PARA EXTERMINAR A ESAS COMUNIDADES ORIGINARIAS.

PARA LEER SOBRE ARBOLITO: http://nopublicable.blogspot.com/2006/08/rauch-o-arbolito-esa-es-la-cuestin.html


Música para salvar el MercoSur (parte octava)

Hacia los albores de los ’60, Alfredo Zitarrosa graba una canción de Gerardo Rojas, que escucha en una tierra donde él vio la crudeza de los terratenientes hacia sus peones como en ningún otro lugar del continente: Santa Cruz —Bolivia—, parte de la media luna que no acepta que América tenga su primer presidente indígena. Escuchen este testimonio crudo y pegadizo.

 

Nota: arroba: azotes (una arroba=25 azotes).

 

 

 

El Gran Evo

El Gran Evo

 

El Gran Alfredo

El Gran Alfredo


Música para cambiar al mundo 7 y las fotos de julio

Elegí la canción Avío del Alma, de los de Imaguaré de Corrientes: uno de mis grupos preferidos desde hace muchísimos años.

La canción fue grabada en un teatro de la capital correntina, y el disco entero es un mensaje grande de amor hacia los pobres y desterrados de nuestro país.

Sobre la canción, les cuento que fue compuesta por un cura llamado Julián Zini, también correntino y chamamecero. Lleva por nombre «Avío del Alma». El avío es el bartulaje que uno lleva para un viaje. Se le dice así durante el tiempo en que uno lo está preparando. Cuando el viajero prepara su equipaje, decimos que está haciendo su avío. Mi finada Oma —mi abuela— me contó una vez que mi mamá, siendo muy chiquita y aún viviendo en el Paraguay, de donde fueron expulsados por la pobreza, un día discutió con ella y preparó un pañuelito atado a un palo largo, cargando en el interior del trapo su pijama y su muñeca preferida y se fue de la casa, a la casita de mi Claine Oma —mi abuela chiquita, que era mi bisabuela— y, como me dijera la Oma ese día, «tu madre hizo su avío y se fue durante medio día de mi casa, enojadita y llorando por el campo». Por eso fue que mi primer contacto con este maravilloso grupo correntino fue a través de esta canción: Avío del Alma, que me hiciera recordar tanto a mi Oma buena y enojona, que siempre me consentía con tortas de ricota y chipá recién horneado.

Sobre la poesía de canción, les cuento que van a oír varias veces esta expresión: «va a cambiar, es cosa de tener paciencia: esa vieja ciencia de los poriajú». Va a cambiar el tiempo no sólo significa que se va a venir tormenta, sino que hace referencia a la esperanza de los desterrados por volver a su tierra; esa esperanza no se pierde jamás. Mi madre siempre sueña que va a volver a su Cambyretá natal —cerquita de Encarnación— a subirse otra vez al árbol de mangos… Yo jamás me atrevería a desilusionarla, contándole que Cargill transformó todo su monte en un desierto sojero… pero bueno… Los desterrados siguen esperando el cambio del tiempo. Esa vieja ciencia de los poraijú es justamente eso: la gran paciencia de los pobres… paciencia que les lleva toda una vida, hasta la muerte. Mi Sudamérica es muy injusta con los pobres.

Las fotos: ya saben, son sólo una excusa que tengo para distraerlos y hacerles escuchar la canción hasta el final.

Van a ver que es maravillosa.


Vuelta larga al riacho Paranacito

LA PARTIDA. COMO ANDÁBAMOS SIN PLATA, NOS SUBIMOS A LOS BOTES Y PARTIMOS SIN RUMBO.

LA MILONGA. EMPEZAMOS ACÁ, A UNA HORA Y MEDIA APROXIMADAMENTE DE LA GUARDERÍA. ENTRAMOS EN EL RIACHO PARANACITO, DESDE EL PARAJE CONOCIDO COMO BOCA DE LA MILONGA.

NAVEGANDO POR EL PARANACITO

DEJANDO ATRÁS A «ESO QUE LLAMAN CIVILIZACIÓN»

MARTÍN PESCADOR PEQUEÑO

UN DESCANSITO

EMA, TINA, GOYO, PAOLO EL CUENTACUENTOS Y YO. CUANDO LE PREGUNTAMOS POR PAVADAS Y CREENCIAS, EMANUEL NOS CONTÓ SOBRE UN EXTRAÑO CERRO EN LOS CONFINES DONDE COSAS RARAS SE VEN DE NOCHE. TRATAREMOS DE LLEGAR HASTA ALLÁ, LE DIJIMO AL MUCHACHO ISLERO.

REGALO DE RUBÉN GÓMEZ. UNA NUTRIA O COIPO. DESPRECIAR ALGO CUANDO UNA VIAJA POR AGUA ES PEOR QUE CODICIARLE LA GUAINA A UN ISLERO: ACEPTAMOS SU REGALO.

QUEMA DE PASTIZALES

ISLA VUELTA PAMPA GANADERA. MIREN CÓMO LA CASA DEL CARPINCHO QUEDA ARRASADA POR LOS GANADEROS ASQUEROSOS QUE SÓLO QUIEREN DINERO.

VISTA DEL ARROYO DESDE UN ALBARDÓN

ESPINILLO SOLITARIO

CAE LA TARDE EN EL ARROYO

ROSARIO CON UN ZOOM ENORME

EL ÚLTIMO RAYO DE SOL

SE VA TUPÁ YARA

LLEGA LA NOCHE

FOGÓN Y CARPA

FUEGO, LUZ, CALOR, VIDA

EL PACTO DE LOS VIAJEROS.

CISNES AL AMANECER

AQUELLO QUE QUEDÓ ATRÁS

MATE, CHAMAMÉ Y AMIGOS. LINDO PARA ARRANCAR. PAOLO HACE DOS AÑOS QUE TOCA LA GUITARRA, YO HACE 5. NUNCA ES TARDE PARA LARGARSE A APRENDER.

CANOA FONDEADA

NO OLVIDAMOS, JAMÁS. ESTEMOS DONDE ESTEMOS PEDIMOS JUSTICIA Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES DE LA MASACRE NEUQUINA DEL 4 DE ABRIL DE 2007. SOBISCH 100 POR CIENTO ASESINO.

ELONGACIÓN.

DESVÍO POR EL ARROYO CONFINES, DESDE EL CAMPO LAS OCHOCIENTAS.

BUSCANDO EL CERRO, QUE PARECE NO APARECER NUNCA. SEGUIMOS EL RASTRO QUE NOS DEJARA EMANUEL.

TORTUGA CAMUFLADA

LEJANÍSIMO

EL HAMBRE. SEGUNDA COMIDA CON LA NUTRIA.

CHAU, CERRITO

PASANDO LA TAPIA PARA VOLVER AL PARANACITO

ASÍ SE INICIA LA MUERTE DEL MONTE

ASÍ QUEDA LA VIDA, POR CULPA DE LOS GANADEROS

EL HUMO QUE DOS DÍAS DESPUÉS SE VOLVIERA UNA IMAGEN DANTESCA DESDE LA CIUDAD. AQUÍ Y ASÍ SE ORIGINÓ.

LA SALIDA DEL ZANJÓN DEL CAICA.

EL KAYAK, ¿QUÉ MÁS SE NECESITA?

VACA PEQUEÑA SUBIDA AL LOMO DE LA GRANDE

HAMBRE

ADENTRO DE LA ZANJA

ARROYO MARAVILLOSO

PAOLO EL KAYAKERO

BUSCANDO COSTA Y LUCHANDO CON LA CORRIENTE

BONITO, ¿NO?

AVANZANDO

CANSANCIO

SENTIMIENTO DE AÑORANZA POR UNA PRENDA

LUGARCITO PARA ACAMPAR

CULEBRITA AMIGA

LA LUNA TRAS LOS SAUCES

UNA SOPA EN LA OLLITA QUE ERA DE MIS PADRES —CUANDO ACAMPABAN— Y QUE DEBE ESTAR RONDANDO LOS 35 AÑOS.

NUESTRA CASITA TRANSPORTABLE.

PREPARANDO LA CENA

SE DURMIÓ EL AMIGO

URUTAÚ LLORÁNDOLE A LA LUNA

VOLVIENDO A CASA, AL AMANECER

DESCANSO Y MATE EN LA LECHIGUANA DEL CHARIGÜÉ

GALLINETA CURIOSA DE LA MUGRE QUE DEJARA ALGÚN LANCHERO

CALAMBRES Y DOLORES

LLEGANDO AL PARANÁ VIEJO

BIGUÁ DISFRAZADO DE GÁRGOLA

EL REGRESO A CASA. FIN DE LA VUELTA.


cerrado por vacaciones

Les aconsejo que tomen un poco de aire puro, en lugar de estar como unos zonzos encerrados delante de esta computadora. Si el encierro les es inevitable, por lo menos les dejo algunas cosas que he disfrutado o me he emocionado mucho publicando.

Apreten arriba del subrayado para ver las entradas. 

 

LA TIERRA HELADA: ES UNA HISTORIA DE AQUELLA VEZ EN QUE SE CONGELARON LAS AGUAS DEL RÍO PARANÁ.

GUBEDTU, A CORRER: UN CHICO QUE NO SE ANIMA A VIVIR.

 SOY ESCONDIDO: UN BIOQUÍMICO EN EL CHACO, TRATANDO DE ENAMORAR CON LA DANZA A UNA DAMITA.

EL CEIBO DE LAS DÁDIVAS: UN ÁRBOL QUE CUMPLE DESEOS.

EL VALLE DEL SILENCIO: DETRÁS DE LA QUEBRADA DEL CONDORITO SE ESCONDE ESTE PARAÍSO.

CALIXTO: EL CREADOR DE SAINT TERRIENS.

SIRENAS CON COLA DE PLÁSTICO (PRIMERA PARTE) (SEGUNDA PARTE): VIAJES POR EL DELTA DEL PARANÁ.

CALIXTO Y DEL RÍO ACTORES: DESPUÉS DE VER UNA OBRA SOBRE BOLIVAR Y SAN MARTÍN.

EL ANGEL DE LA BICICLETA: RECORDANDO A POCHO LEPRATTI.

PAULA: POESÍA DEL ARROYO SAN LORENZO. HOY EN DÍA LA NUEVA LEY DE ARRENDAMIENTO (VICTORIA-2004) SIGUE EXPULSANDO ISLEROS DE SUS TIERRAS.

EL ROBO DE LA CÁMARA: LA FOTO MÁS HERMOSA JAMÁS SACADA POR UN NIÑO. EL QUE CAMINA POR ALLÁ ATRÁS ES EL AUTOR, SIN HABERSE DADO CUENTA DE LO QUE ESTABA PASANDO.

CAZADORES DE HOMBRES TOPO: LA PEÑA TRIUNFAL, Y LAS PALABRAS DEL INTENDENTE. MIREN ESE VIDEO.

CEMENTERIO INDÍGENA: EL DÍA QUE ENCONTRAMOS UNO.

VIEJO CON PERRO Y GUITARRA: EN BICI POR ENTRE RÍOS.

EL ARROYO: UN CAUCE SIN FIN.

EL CRESPÍN: CRIATURA MISTERIOSA DE LOS MONTES.

Pásenla lindo. Nos vemos pasado el receso invernal.

Vivan, salgan, no miren tele, sean felices, enamórense, sufran desengaños, lloren, sientan, no se echen, escupan para arriba, no lleven paraguas, pórtense mal pero háganla bien, saquen fotos, miren cada atardecer, aprendan a leer los cuartos de la luna, búrlense de los perritos eukanuba, no compren lo que no necesitan, hagan el amor todo lo que puedan, no se laven los dientes tres veces por día, no regalen cosas materiales, dibujen, jueguen con barro, anden desnudos si no hace frío, no coman cosas fritas, ríanse del espejo, salgan a ver la tierra, no apoyen ni al campo ni al gobierno —sí a la gente desterrada o usada por punteros—, no le teman a los pobres, siéntense al lado de un croto y pídanle que les cuente una historia, escríbanle una poesía bien fea y sentida a la persona que les gusta, apaguen de una vez esta computadora.

CHAU O, COMO DECIMOS EN SAINT TERRIENS: SLAUTEM, CAMARADAS.

 


La Poesía Fértil y los Espejos

Facundo Santoro dedicó a Jorgelina Heredia, musa que lo inspirara en la creación la mayoría de sus numerosas piezas literarias, los versos de una obra conceptual y chamamecera llamada Poesía Fértil. La música fue compuesta por Iván Machado, gran amigo de Santoro, y arreglada por Matías Lanesse, acordeonista y pulpero de un tradicional parador frente a las costas de Rosario.

Aunque el sitio donde transcurre la obra nos remonta al delta del Paraná cercano a la boya 500, y Jorgelina, la musa, viviera a la altura de la 420[i] —ochenta kilómetros más al sur—, no nos cabe duda de que el poeta se ha referido a la misma mujer con quien mantuviera una amorosa relación en su joven adolescencia.

La obra fue tocada una sola vez y nunca grabada. Aquella ocasión, en conmemoración del cumpleaños del Padre Ramón D’agostino, cura de una parroquia del Barrio Arroyito. Fue en una de las noches de peña que la agrupación de kayaqueros organizara cada jueves, en una guardería para embarcaciones menores llamada Espigón del Este. Éstos fueron los intérpretes: Iván Machado, primera voz y guitarra; Facundo Santoro, recitados; Ernesto Barbosa, primer acordeón; Matías Lanessa, segundo acordeón y coros; Fabián Trevisanut, segunda guitarra y coros; y Jesús Paradiso, percusión.

Parte primera (instrumental, luego recitada, y finalmente cantada)

El agua pasa lenta, sin ruido. Sólo susurrándole asuntos de matices a las costas de las playas. Vuelvo a ver los tatuajes en el lomo del río: en ellos está grabada la historia de su cauce color de tierra. La historia que leo al acercarme donde instantes atrás sólo viera un enorme espejo de cielo claro… Espejo claro que se me vuelve hondura oscura, ahí donde imagino su sangre en peces que bregan en una espera mortal, en una agonía lenta, semilla del fruto que hallarán mis redes cuando sean echadas otra vez.

Podré entregarle, entonces, el último suspiro al ocaso del chamamé que no he terminado de silbar en mis años ausentes. Ahora podré ponerle fin a esa melodía… Completar la poesía que esperó tantas estaciones, tantas lunas, que fue un rezo llorado a mi virgencita de Itatí, doblado de rodillas delante de los mil paisajes diferentes. Paisajes que viera en mi desventurada y errática peregrinación por la «Picada del Pobre».

Te prometí que volvería. Te doy mil de gracias porque sí me esperaste; porque creíste en mis palabras. Éramos tan chicos. Ahora, dentrados en los veinte, enderezaremos los horcones caídos, armaremos la cuna y empezaremos a ser adultos. Leí en tu carta que el ceibo se puso rojo de contento; que los chingolos y cardenillas han hecho nuevos nidos; que tu padre ha señado la canoa con el Villa[ii] y la red; se lo pagaré en el momento primero en que lo vuelva a ver, después de estrecharlo en un gran abrazo.

Gracias, mi guaina; gracias, mi virgencita; gracias, mi Taita Santo que cuidaste de todo lo que hube de dejar acá.

Anduve ya por los cerros,

Tan enormes, coloridos;

Vadié cauces correntosos

En los valles del camino.

Sólo me guiaba el sueldo

Que en mis viajes yo forjé,

Y le debo a Ñande Jara[iii]
Que a mi pago regresé.

Zafré en los cañaverales,

Fui obrajero en el Mailín[iv],

Arriero en campos perdidos…

Años largos de sentir.

Vi al puma de los quichuistas,

Víboras de cascabel…

Más mío es el yarará,

El surubí y el yacaré.

(Coro, gritado para la dama)

El suspiro de tu boca,

Ko ivitú hatá[v] que hizo,

Y la sonrisa en tu cara

Floreció todo en su hechizo.

Ceibos rojos, chingolitos,

Río manso, cielo mío;

Mi gurisa, quiero tanto

Que tus ojos tengan mis hijos.

(No poco admirable despliegue del talento solista de cada músico y esta breve declamación)

Vuelvo al pago, río… vuelvo al río, pago…

Suspiré llantos de tanto añorarlos…

Río… pago…

Derramé vida de tanto suspirarlos.

Volví a buscar a mi dama,

A mi tapera, a mi pasao;

Que los encontré en mi tierra,

Taragüí[vi] no te he olvidao.

Qué largas se hacen las rutas

Cuando el ansia te domina:

Las añoranzas quejumbran

Y no calman las heridas.

Yo soy promesero bueno

Y en las noches, al dormir,

Rodeado de salamancas,

Me cuidó de Añá, Itatí.

Y me bendijo mi Taita[vii],

Junté ahorros pa’ volver;

Me alcanzó para que compre

Una canoa y la red.

(Coro)

El suspiro de tu boca,

Ko ivitú hatá que hizo,

Y la sonrisa en tu cara

Floreció todo en su hechizo.

Ceibos rojos, chingolitos,

Río manso, cielo mío;

Mi gurisa, quiero tanto

Que tus ojos tengan mis hijos.

(Último suspiro de los instrumentos)

Parte segunda (recitado en glosas y sapukai)

Se hizo de noche. Me detuve tranquilo frente a la Orzada de Nogoyá[viii]. Pronto llegaría hasta tu puerta. Preparé el fuego y eché la pava sobre las ramas. Permanecí pitando un cigarro, mirando otra vez mi río. Todo era hermosura; pero de pronto creí ver al payé[ix] de los promeseros pobres de espíritu.

En las noches de otoño,

En la boya cuatro siete cuatro (474),

Donde está el gran remanso

Al que llora un sauce añoso;

Cuando al río dentra encono[x]
Por las almas que se fueron,

Se interrumpe ese silencio

Y llega el penoso llanto,

El mismo grito, el mismo canto,

Que forjaran del infierno.

Se abre paso entre el yuyal…

Las bichadas se estremecen…

Los cardales caen en muerte

Para dejarlo llegar,

A ese mismo animal

Que enloquece a los paisanos:

El fantasma ‘e los pantanos

Que purga en pago islero,

Y que lleva el nombre fiero

Del payé carpincho blanco[xi].

(Sapukai rastrero)

(Música y último suspiro)

Parte tercera (instrumental. Contrapunteo de acordeones y guitarras: los fuelles se enfrentan a las encordadas en una agitada pugna que se bate por extensos y maravillosos minutos)

(Tónica compartida de un la menor que muere en el silencio)

Parte cuarta (cantado melodioso y sentido, luego de una breve introducción recitada. Santoro tuvo temor de que algún conocedor de la música joven correntina alzara la voz contra una de las estrofas de esta canción, descaradamente plagiada de los primeros versos del «Chamamé de los Esteros», de Mario Bofil)

(Introducción)

Pasaron ya tantos años

Desde el día que me fui;

De nuevo en los albardones

Vuelvo pa’ hacerte feliz.

Nunca olvidé tu mirada

Ni tu modo de reír…

Vengo a traerte la dicha

Que te prometí al partir.

(Se inicia el canto melodioso)

De nuevo en mi lindo ranchito

Del Paraná de los Reyes,

Que cuidaron los caranchos

Y bendijeron los peces.

Es mi comarca bonita

De Gaboto hasta Las Cuevas,

De Diamante hasta Victoria,

Del Ternero a la Azotea.

(Estribillo)

Seré un tosco espinillo

Pero firme cual su horcón,

Pionero como un aliso[xii],

Como el sauce, servidor.

Soy de aquí, soy islero

De la raza del timbó;

Y vuelvo remando a tu orilla

Para cantarte mi amor.

(Interludio de acordeones que lloran la alegría del reencuentro)

Como no tengo dinero

Ni título ‘e posesión,

Te traigo un avío[xiii] lleno

De versos, cantos, dulzor.

Traje tu noble corona

Que no es de oro ni rubí,

La hice con camalotes,

Para vos, tu ñandutí.

(Estribillo)

Seré un tosco espinillo

Pero firme cual su horcón,

Pionero como un aliso,

Como el sauce, servidor.

Soy de aquí, soy islero

De la raza del timbó;

Y vuelvo remando a tu orilla

Para cantarte mi amor.

(Último suspiro del chamamé)

Parte última (El relator —Facundo Santoro— exhorta al silencio y prorrumpe en estas líneas)

¿A quién te parecés? Dejame pensar…

Tenés aspecto de poesía,

Tus ojos son del color de la inspiración (igual que tu río),

A tenerte no se le asemeja ni el regocijo del tejido[xiv] cargado,

Y tus palabras…

Tus palabras…

Ellas no hacen más que rimar

Con mis sueños,

Con mi espera,

Con las ganas de darte de mis manos

A vos, jardinera, esta semilla sagrada;

Que puedas con tu tierra

Hacer brotar raíces de mi alma.

¿A quién te parecés? Sí… a ella…

Te parecés a la poesía fértil

Del fruto de mi búsqueda[xv].

——————————————————————————–

[i] Estos números refieren al kilometraje del canal para barcos desde el puerto de Buenos Aires.

[ii] Villa: motores muy económicos, frecuentes en las canoas de los pescadores entrerrianos.

[iii] Ñande Jara: gran espíritu; Dios.

[iv] Mailín: Villa Mailín es una pequeña localidad de Santiago del Estero, conocida menos por el obraje donde fabrican carbón de madera, que por el descubrimiento de la cruz de madera del Señor de los Milagros. Según cuenta la tradición popular, promediando el siglo XVIII un hacendado llamado Juan Serrano fue atraído por una luz en el monte y, acercándose hasta un árbol, halló la mentada pieza de madera pintada con la imagen de Cristo, y con una calavera bajo sus pies del Salvador. Se realizan todos los años allí dos fiestas que congregan a millares de promeseros.

[v] Ko ivitú hatá: voz guaraní que refiere a una gran ventisca.

[vi] Taragüí: tierra, en guaraní.

[vii] Taita: padre; aquí hace referencia a Dios.

[viii] Orzada de Nogoyá: brazo del río Paraná que une el Paraná del Medio —o de los Reyes— con el brazo principal —o canal—. Aquí, el joven observa la salida del brazo del Medio desde una barranca próxima al lugar.

[ix] Payé: hechicería.

[x] Encono: sufrimiento por una herida que no cicatriza; también puede significar rencor. No sabemos a qué significación hace referencia el poeta al utilizar este término; suponemos que a ambas, pues señala al encono tanto como a un estado de ánimo, como al sufrimiento del río.

[xi] Carpincho blanco o albino: criatura fantasmagórica que deambula errabunda por la zona de islas. Algunos sostienen que no es blanco, sino negro y, lejos de pensarlo una criatura del diablo, se lo santifica y se le prenden velas, pidiendo así por el éxito en la jornada de caza.

[xii] Pionero como un aliso: se lo reconoce de esta forma pues es él árbol que inicia la levantada de los albardones, una vez que crece sobre los bancos de arena.

[xiii] Avío: provisión de los bienes necesarios para alimentarse o vestirse durante el tiempo que se tarda en volver al pago. Pañuelo grande y cargado, atado al extremo de un palo que se carga al hombro.

[xiv] Tejido: red de pescador.

[xv] Creo que en estas líneas tan distantes de los primeros versos de la obra, el poeta deja entrever su estirpe de ajeno a la condición de islero. Aquí, Facundo Santoro nos muestra a un joven citadino que sufre la pena honda de tener a su amor en un mundo muy distante de su propia realidad.


Música para cambiar al mundo (sexta parte)

NO HAY PAZ MÁS GRANDE QUE ESTAR EN LA ISLA CANTANDO CON LA GENTE QUE UNO AMA.

LOS QUE NO LE TEMEMOS AL DOLOR DEL AMOR, NO PODEMOS MÁS QUE PERSIGNARNOS ANTE ESTA MARAVILLA QUE NOS CANTA LILI HERRERO… A NOSOTROS, LOS SANTAFESINOS DEL RÍO.

 

videoclip “Tus recuerdos” de la cantante correntina Gicela Méndez Ribeiro se adjudicó el Primer Premio en el CONCURSO – MÚSICOS ARGENTINOS DEL NEA LITORAL ORGANIZADO POR CANAL 9. El video que fue dirigido por Marcel Czombos fue grabado durante 4 días en Coronel Du Graty, ubicado al sur del Chaco, el lugar fue la pista de baile “El Colón” una pista abandonada al costado de la ruta 95 a unos 10 km de Du Graty. Esta Pista fue en los años 60, un punto de referencia para el chamamé en la región y por su escenario pasaron los referentes de la música del litoral: Isaco, Transito, Tarragó, Don Ernesto. entre otros. El video toma como forma de homenaje este lugar para recordar aquellos años, donde el chamamé sonaba con mucho fervor, también como consecuencia directa del auge algodonero, que traía de toda la zona del litoral, a cosecheros golondrinas a trabajar y con ellos también venia acoplado su música. El tema “tus recuerdos” es un clásico chamame de Don Ernesto Montiel y Julio Montes y en el video tiene como protagonista a “Cambá Galleta” un eximio bailarín que impuso un estilo en la forma de bailar el chamamé y su acompañante Diana Sherer los dos de la ciudad de Mercedes en Corrientes. Los músicos que acompañan en éste videoclip son Jorge Bernárdez en guitarra y Cesar Frette en acordeón. Este videoclip también forma parte del primer disco solista de Gicela: “Por el caminito” y que saldrá a la venta en las próximas semanas. Para este disco la cantante se rodeó de una formación mayoritariamente acústica integrada por algunos de los mejores instrumentistas de la provincia de Corrientes. La originalidad en los arreglos creado por “Cacho” Nuñez, son la marca distintiva de “tus recuerdos” y de todo el disco. http://gicela.blogspot.com/

 

PARAJE BANDERA BAJADA, DE ISAQUITO QUERIDO: PATRIARCA BUENO DEL CHAMAMÉ.


Música (quinta parte) uruguaya y las fotos de junio

Son Chamarrita de una Bailanta, de Alfredo Zitarosa, Gurí Pescador, del Osiris Rodríguez Castillo interpretado pr Liliana Herrero y Detrás del Miedo, de Jaime Roos con pelo y de Laura Canoura cuano era flaquita.

Por si quieren escuchar y ver sólo los videos:

Detrás del Miedo.

 

Gurí Pescador.

Chamarrita de una Bailanta.


Canción sin eco

Antes

Se me dobla la panza del dolor cuando
escuchos ciertos nombres,
cuando llegan ciertos meses,
cuando vuelven ciertos rostros.

Qué hermosa estación ha sido el invierno…
para sentarse solo, sólo a llorar.

isla del rio parana

Hoy (aire de zamba)

No sé para qué esconderte:
no has logrado borrar tus huellas;
pensás que no puedo verte,
que daré la media vuelta.

Entre imágenes te encuentro,
oculta en cada reflejo.
Más fueran tuyas las tardes,
si distamos del espejo.

No me detuve el día
que fingiste haber muerto.
Hoy te siento respirando
agitada aquí adentro.

¿Cómo pensás entender mis sueños si no has descifrado mi mirada? ¿Para qué pedirme una respuesta si, por más que muevas tus labios, de ellos no salen palabras?

No me detuve el día
que fingiste haber muerto.
Hoy te siento respirando
agitada aquí adentro.

Fuiste un día la roca,
fuiste un día el origen,
fuiste un día las coplas
que hoy ya no te eligen.

Facundo Santoro e Iván Machado; escrito en el Paso Correntoso —boya 474—, junto al árbol añoso (el más grande de la comarca de Alto Delta).


Música para cambiar al mundo (cuarta parte)

 

         Las fotos son sólo una excusa. Son de un viajecito que hicimos en enero de 2007. Lo mágico es la música.

         El primer tema no sé cómo se llama ni quién lo canta. No he dejado de hacerle caso a sus estrofas desde que la oyera por primera vez con el corazón. Si alguno sabe algo sobre este tema, no dude en avisarme. Lo encontramos con mis hermanos en una vieja grabación de cassette que tenía mi papá y, con un micrófono de aire, lo pasé por la computadora. La segunda canción —mágica, ya se van a dar cuenta el porqué— es «El Indio Nahuel», interpretado por Marité y Marcelo Berbel.


Matrices

Rejunte de ideas.

 

El hombre —je, je— es así. Debe ser así. Bla, bla, bla.

Porque antes… Bla, bla, bla… Cuántas estupideces.

¡Por favor! ¿Desde cuándo tienen que soportarse estas cosas?

Los valores familiares bla, bla, bla…

Industria opresora familiar.

 

Las mujeres… ¡Qué horror! Las mujeres

de ahora son unas locas:

Encaran a los hombres.

Un atropello a la razón y a las buenas costumbres.

 

Buscate una como la gente.

Entonces hice caso… traté de hacerlo…

Lindo el molde… bueno el molde…

Un bello modelito canónico.

Era cómodo, era seguro…

El molde estaba lleno de ángulos rectos.

Todo organizado,

todo predefinido,

todo acordado.

Una pinturita.

Todos orgullosos en la familia.

Los chistes eran de salón.

Las malas palabras eran frecuentes,

pero representaban arrojo de rebeldía.

¡Qué nivel!

El molde lindo.

Sólo una cosa no encajaba en el molde…

Sólo una.

Una cosita no encajaba en el prolijo rompecabezas

de ángulos rectos…

Y me echaron. Quedé afuera.

Yo no encajaba.

 

Anoche me cautivaron unos ojos…

Busqué a su alrededor y,

para sorpresa,

no ubiqué el molde.

¿No estaba?

Busqué donde encajaban las piezas…

Mas no hallé estructura.

No había una matriz.

 

¿Será real?

 

Hay veces que los moldes son imperceptibles,

sutiles, confusos, histéricos.

No sé…

No encontré nada que se le parezca.

No había líneas rectas.

 

¿Será real?

 

Facundo Santoro. Rosario, otoño 2005.


Música para cambiar el mundo (segunda parte)

Iosyp, por el Changuito Spasiuk, dedicado a los inmigrantes que vieros las puertas abiertas en este maravilloso continente. Lástima que los hijos y nietos de los emigrados —nosotros, los criollos— seamos considerados ilegales y sudacas allá en la tierra de nuestros padres y abuelos.

 Recuerdos de Ypacaraí. Si encuentran algo más hermoso que esto…

¿Dónde estás ahora, cuñataí?

Escuchen esta hermosa guarania litoraleña que nos llega desde el Paraguaí.

Amutuy Soledad, por los Berbel, dedicado a las ultrajadas comunidades mapuches de Neuquén, en la Patagonia Argentina.

 

Qué es bailar el chamamé, según los maravillosos músicos de la agrupación Los de Imaguaré.

El Taita del chamamé en un documento imperdible.

Y por más que quiera, no puedo dejar de nombrar a los desterrados chaqueños de la comunidad.


Música para cambiar al mundo. Parte 1.

Canción de Cuna de la Comunidad Toba

Antiguos Dueños de las Flechas; de Ariel Ramírez y Felix Luna, interpretado por el grupo Tonolec.

Antiguo dueño de las flechas

Indio toba
Sombra errante de la selva
Pobre toba reducido
Dueño antiguo de las flechasIndio toba
Ya se han ido tus caciques,
Tus hermanos chirihuanos,
Abipones, mocovies . . .Sombra de kokta y noueto
Viejos brujos de los montes
No abandonen a sus hijos
Gente buena, gente pobre . . .Indio toba,
El guazuncho y las corzuelas,
La nobleza del quebracho
Todo es tuyo y las estrellas.

 

Indio toba ya viniendo de la cangaye
Quitilipi, aviaterai, caguazu, charadai,
Guaicuru, tapenaga, pirane, samuhu,
Matara, guacara, pinalta,
Matara, guacara, pinalta . . .

Indio toba no llorando aquel tiempo feliz
Pilcomayos y bermejos llorando por mi
Campamento de mi raza la america es
De mi raza de yaguarete
Es la america, es . . .

Toba dueño como antes del bagre y la miel
Cazador de las charatas, la onza, el tatu
Toba rey de yararas, guazupu y aguaras
El gualamba ya es mio otra vez
Otra vez, otra vez . . .

Música: Ariel Ramírez
Poemas: Felíx Luna

Devuélvannos la Tierra. La tierra es nuestra. Eso es lo que piden estos Indígenas misioneros del río Iguazú en esta canción. ¿Serán oídos alguna vez?

Me acuerdo cuando me perdí en el parque nacionel Iguazú, en enero pasado (2008), caminando de noche por la selva. Nos olvidamos de cambiar el horario del reloj, y nos dimos cuenta tarde que todo el mundo ya se había ido. Encontramos, con mi amigo Paolo, un hotel Sheraton ahí adentro. Tuvimos que irnos, pero sólo nosotros. A los turistas que tomaban unos tragos en el hotel, nadie les dijo nada. Al salir nos encontramos con una señora guaraní y quise comprarle un bolso tejido. El imbécil guardaparque vino armado con un revólver y nos amenazó para que nos fuéramos, prohibiéndole a la mujer originaria venderme el bolsito.

Eso es Argentina. Las cataratas son patrimonio de la humanidad, y el Sheraton: un pedacito, dentro del patrimonio, exclusivo para los adinerados. A los indios, a los maestros y a los argentinos que no somos ricos, nos echan con armas, a punta de pistola.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 217 seguidores